jueves, 13 de noviembre de 2014

Cipo en el espejo naranja

Siempre viene bien someterse a la positiva presión de tener un clásico rival en la misma categoría. Tal vez por eso Cipolletti se inventó clásicos durante dos décadas, con Deportivo Roca casi todos los años en una categoría inferior.

Por primera vez en la historia Cipo quedó debajo de sus primos naranjas. Por pocos puntos, las campañas fueron muy parecidas, pero el factor presupuesto enaltece el trabajo roquense muy por encima de la producción albinegra.
Fernando Fernández enmudeció a La Visera el 7 de
septiembre y torció la historia. Nada sería igual en la
campaña de Cipolletti. Foto exclusiva.
Las invitaciones masivas a los patagónicos del Argentino B reencontró a los dos clubes mas grandes de Río Negro. La última temporada compartida se había dado deportivamente con el descenso de Cipolletti. En aquel Argentino B el Depo tuvo un presupuesto mayor al de Cipo, que presentó la base del equipo tetracampeón de la Liga Confluencia y algunos refuerzos zonales. El resultado del equipo de Perilli fue perfecto. Ascendió inmediatamente con una notable producción futbolistica, y en el mano a mano ganó fácil los dos clásicos en La Visera, y ganó y empató en el Maiolino.


En el actual Federal A la torta se dio vuelta abruptamente. Fue Cipolletti el que presentó mayor presupuesto (incluso muy superior a la superioridad de Roca siete años atrás), y Roca el que se nutrió de su equipo local. Cipolletti hizo una pésima primera rueda y repuntó en la segunda. A Deportivo Roca le fue exactamente al revés, y en los clásicos se vio reflejado a contramano de las localías.

Contra el campeón Brown, Cipo perdió los dos partidos. Roca cayó en Madryn y vio la vuelta olímpica, pero consiguió una resonante victoria en el Maiolino en el cierre de la primera rueda. Contra los vecinos del campeón, Deportivo Madryn, le fue mejor al albinegro. Roca perdió los dos partidos, y Cipo también cayó en Madryn pero ganó 3 a 2 en el cierre de la temporada en La Visera. Ante el escolta C.A.I. la cosecha fue idéntica, empate 2 a 2 de local y derrota en Comodoro Rivadavia. Ante los chubutenses tanto Cipo como Roca sumaron 4 puntos cada uno en total. Curiosamente contra los dos primeros, Roca perdió 3 a 0 de visitante, y Cipo por ventaja mínima. Pero fueron derrotas al fin. Sólo el naranja amagó un par de fechas con disputarle el ascenso directo a Brown y C.A.I. La inferioridad de todos los zonales ante los dos chubutenses fue notable, un duro golpe de realidad.

Ante los regionales, Cipolletti debutó con victoria ante Independiente de Neuquén en La Visera, y Deportivo Roca con victoria en Cutral Co ante Alianza. En las revanchas, fue empate de Cipo ante el rojo, y nueva victoria del Depo ante Alianza en Roca. Al naranja le fue mal contra el rojo neuquino, perdió los dos partidos. Mientras el albinegro cosechó una victoria ante Alianza y una derrota en Cutral Co. Contra Belgrano de Santa Rosa, Deportivo Roca cosechó los 6 puntos como pedia la lógica. Cipolletti ganó con facilidad en La Visera, pero cayó sorpresivamente en La Pampa.
Oscar Negri enmudeció al Luis Maiolino el 15 de octubre.
Era la revancha perfecta, pero minutos después una
batalla campal suspendió un clásico de trascendencia
mundial, y no precisamente por el gol. Foto gentileza:
Cipolletti TV.

Contra los regionales, Cipolletti sumó 10 puntos y Deportivo Roca 12. La diferencia el albinegro la hizo contra Independiente de Neuquén. El rojo fue el único rival que no pudo ganarle a Cipo, pero a Roca le ganó en Neuquén y en el Maiolino.

Claro que la diferencia no fue de dos puntos, sino de cinco. Falta lo principal, el mano a mano. Victoria de Roca en La Visera, y vergüenza mundial en el Maiolino. Cipolletti se adjudicaba la revancha ganando 1 a 0 con gol del 'Flaco' Negri. De concretarse en los 20 minutos que faltaban, sólo dos puntos hubiesen separado las campañas de albinegros y naranjas, siempre a favor de Roca.


Roca ganó seis partidos contra cuatro de Cipolletti. Ambos perdieron la mitad de sus encuentros, aunque a Cipo se le computa uno mas por el bochorno del Maiolino. La irregularidad y/o paridad de la competencia le permitió la clasificación a Deportivo Roca, aún con mas derrotas que victorias. Cipolletti ni siquiera estuvo cerca de eso.


Mirando hacia adelante, es Cipolletti el que buscará un equipo nuevo casi en su totalidad y rezando al factor suerte para que los refuerzos funcionen y no se lesionen. A priori no se vislumbra en el planeamiento una base de la primera local, pese a la buena campaña del equipo de Sandro Alegría. Deportivo Roca logró nutrir al primer equipo desde sus raíces como lo hizo Cipolletti en el 2006/2007, y sólo necesita un refuerzo de jerarquía por línea para apuntar alto.


Si el naranja es eliminado en play off, el próximo Federal A reeditará los clásicos y la competencia directa. Al eterno desafío albinegro de ascender al Nacional B, se le sumará la responsabilidad de poner la historia en su lugar tras la rebeldía de los últimos seis meses, y recuperar el respeto provincial. En el espejo naranja siempre se sabrá si Cipolletti respeta, o no, su supremacía de todos los tiempos.

martes, 11 de noviembre de 2014

Las razones de una temporada de fracasos

De ser candidato a todo, a no pelear por nada y decepcionar a sus hinchas. Razones para entender una de las peores campañas de Cipolletti:
  1. Las incorporaciones: El saliente Domingo Perilli dice que ninguno de los refuerzos era prioridad en su lista, pero los directivos aseguran que Mingo los pidió. La realidad es que ninguno de los nuevos rindió. Tello arrancó como ilusión y jugó poco y nada, Prudencio sufrió una grave lesión, Schonberger perdió el puesto con el tercer arquero, Chavarri vio casi todos los partidos de afuera y Scaglia jamás llegó a tener peso en el medio. “Un refuerzo tiene que ser más que un jugador local”, dicen los directivos. Ninguno lo fue.

  2. La conformación del plantel: Antes del inicio del torneo, cuatro eran las prioridades del anterior cuerpo técnico: Willy Ferreyra, Marcos Lamolla, Oscar Negri y Gabriel Chironi. El arquero siempre sintió poco reconocimiento en Cipolletti -aunque esta dirigencia lo había hecho volver al fútbol-, rechazó la oferta económica, dijo que iba a incursionar en el petróleo pero terminó firmando para Independiente. Fue suplente en el Rojo pero decidido en la Copa: en los penales contra Alianza, y verdugo del albinegro el miércoles por la noche. A Chironi, que partió a Crucero del Norte, jamás pudieron reemplazarlo, con el agregado que la llegada de Scaglia no hizo más que tapar a dos volantes de la cantera: Lucas Mellado y Juan Strack. Santiago Vergara fue siempre un expediente “x”: decisivo por momentos y un dolor de cabezas en otros. El domingo volvió a La Visera con la camiseta de Brown y no perdonó a su “ex”. Manuel Berra se fue por la puerta de atrás y se volvió uno de los mejores del torneo pero, en general, Cipolletti careció de jugadores desequilibrantes. Apenas las intermitencias de Kevin Guajardo. Esperar que el “8” (Negri) siempre haga todo se transformó en la única esperanza.

  3. La jerarquía de los futbolistas: El término jerarquía es un intangible que depende de muchos factores. En el fútbol tiene que ver con la personalidad y la prestancia con la que cada jugador afronta los momentos a los que está llamado su equipo. A este plantel le faltó hambre de gloria, creer que podían marcar un tiempo. En el “mundo albinegro” se reclamaba ascenso y sólo hubo dos jugadores que futbolísticamente demostraron poseer esa cualidad: Lamolla y Negri. Eso sí, el fútbol no es sólo marcar, pasar bien el balón y hacer goles. Y la irresponsabilidad del marcador central en el clásico ante Deportivo Roca le costó muy caro al equipo.

  4. Postal de una temporada con demasiados errores y los
    resultados a la vista.
    La falta de gol: Fue el talón de Aquiles durante toda la temporada. Cipolletti sólo hizo 11 tantos en los 13 partidos que se jugaron hasta aquí en el torneo Federal A y apenas tres delanteros marcaron (Guajardo, Chavarri y Abayián), pero uno cada uno. Bruno Weisser tuvo asistencia perfecta y no convirtió, y sólo un par de jugadores marcaron dos tantos: Lamolla y Negri. Durante las 13 fechas del torneo, el albinegro generó muchas situaciones de peligro, pero los delanteros demostraron no estar a la altura.

  5. La salida de Perilli: El primer clásico con Roca dejó sin técnico a Cipolletti. Los directivos juran que Mingo “amagó” varias veces con renunciar antes de la salida, y que se lo veía “abatido, sin fuerzas”. El entrenador asegura que lo echaron y que sus pergaminos al menos demandaban un partido más. “Si perdía con Alianza, me iba solo”. El cruce de palabras y por las redes sociales caló hondo. Todos perdieron algo de credibilidad y el plantel quedó golpeado, porque apoyaba al DT. Con la dirigencia algo comenzó a romperse.

  6. Sialle nunca le encontró la vuelta: Aterrizó con muy buenos pergaminos y nada menos que tres ascensos del Argentino A a la B Nacional. Llegó con un preparador físico, sumó al Ruso Homann para ser fuente de información y nexo con el plantel, y buscó bajar “conceptos simples”. Desterró términos “científicos” como “coberturas” y “vasculaciones”, y metió mano en el equipo: el Flaco Negri de doble “5” adelantado, Azcurra de volante por izquierda y dueño de las pelotas paradas, más tridente de ataque. Se vio buen trabajo en la pelota parada y la búsqueda de un funcionamiento ofensivo, pero nunca logró acomodar al equipo en lo anímico ni generar liderazgos en el vestuario. Es un técnico de pocas palabras que impone respeto y que da poco espacio para el diálogo. Cipolletti perdió cada vez que le hicieron el primer gol y apenas sumó 8 puntos en 10 partidos. Algunos dirigentes quieren su continuidad y otros no están convencidos de cara a una temporada 2015 sin confirmaciones.

  7. El clásico: El primer golpe vino después de un Cipolletti-Roca. Adiós a Perilli y caída en lo anímico. El equipo (sobre todos muchas individualidades) nunca se recuperó. En el segundo derby terminó en escándalo y diez suspendidos. El albinegro perdió aún más porque ganaba el partido.

  8. El vestuario: Muchos son los protagonistas del fútbol grande que insisten en la idea de que los grandes equipos son gestan en vestuarios con roles definidos. En Cipolletti no parecen existir liderazgos fuertes y positivos. No son líderes Madrid y Lamolla, pero tampoco Carrasco y Negri. Es más, después del clásico de la vergüenza, algo se rompió definitivamente.

  9. La dirigencia: En el proyecto integral del fútbol que en 2012 presentaron los actuales directivos, el punto central del “Fútbol de primera” era el “ascenso a la B”. Este torneo Federal A fue atípico, una suerte de carrera de 100 metros. Aumentaron el presupuesto, sumaron a la operadora OPS, profesionalizaron los esfuerzos, generaron mucha expectativa, quizá demasiada. Le renovaron a Perilli y lo despidieron a la tercera fecha (antes, OPS trajo a Saporiti, que estuvo un pestañeo). Cortaron a jugadores que anduvieron bien en otros equipos. Deberán capitalizar la magra experiencia y seguir sumando “kilometrajes” en el fútbol federal. Dicen que tienen fuerza y que cambiarán cosas para la próxima temporada. Una de ellas: desean más injerencia para la conformación del plantel.

  10. El hincha: La décima es una buena, muy buena, tan buena que debería ser la primera porque en tiempos de canchas despobladas y prohibición a los visitantes, el simpatizante de Cipolletti se portó de manera ejemplar y soportaron con hidalguía una de las peores campañas de la historia. Hubo algunas pintadas y extraños volantes, pero el hincha de Cipolletti fue un ejemplo.

lunes, 10 de noviembre de 2014

No se relajen... Volveremos

Cipolletti le ganó 3 a 2 a Deportivo Madryn con goles de Bruno Weisser, Gustavo Del Prete y Guido Abayian, aunque el verdadero autor del gol del triunfo haya sido Kevin Guajardo. El equipo de Sialle culminó la campaña mas decepcionante de la historia del club.


Video gentileza de www.CipollettiTV.com

Arriba: Carrasco, Negri, Ferrari, Vázquez, Madrid y Ortíz
Reyes. Abajo: Guajardo, Solis, Villacorta, Scaglia y
Weisser. VER 200 FOTOS EXCLUSIVAS DE LA
VICTORIA SOBRE MADRYN
.
El primer gol lo marcó Bruno Weisser en el primer tiempo. Madryn lo empató lícitamente minutos después pero la jugada fue anulada por posición adelantada.

En el complemento Deportivo Madryn lo dio vuelta en pocos minutos. Lejos de caerse anímicamente, Cipo despidió el año con todo y lo dio vuelta. Primero con el debut en la red del 'Tuti' Del Prete, un goleador tremendo en todas las divisiones formativas del club. Después con una gambeta de Kevin Guajardo al experimentado Pereyra, que culminó con la definición perfecta del neuquino, que empujó Abayián sobre la línea cuando el gol ya era inevitable. No era off side de Abayián como pedían, picó detrás de la línea de la pelota en la definición de Guajardo.

El 'Tuti' metió su gol. El pibe
Del Prete pide pista.
El suplicio terminó. Ascendió Brown de Puerto Madryn al Nacional B. Merecido, fue el mas regular y era lógico que quien lo consiga se lo quedaría. El torneo permitía perder puntos ganables, pero no tantos obviamente. El ascenso de Brown confirma que el torneo era duro y parejo, pero no difícil. 

Clasificar a los play off sí era muy fácil. Roca lo consiguió perdiendo la mitad de los partidos del torneo, e incluso con más derrotas que victorias. Ni a eso llegó Cipolletti. Terminó a 15 puntos de Brown, y sólo tres por encima del último Alianza.

Quedará tiempo, mucho tiempo para analizar errores y volver a empezar. El regodeo regional es de Roca por la clasificación, y de Independiente por la eliminación en la Copa Argentina. Clubes que durante décadas esperaron reírse así de Cipolletti. Disfruten que la historia no se cambia. De las decisiones y la calidad de trabajo en todos los órdenes dependerá la celeridad. Pero tarde o temprano, Cipolletti volverá a ser el Capataz de la Patagonia.