PRODUCTOS OFICIALES DEL CLUB CIPOLLETTI

miércoles, 4 de julio de 2012

“Cipolletti me devolvió la chance de soñar en el fútbol”

Cisneros es una de las apuestas personales del técnico. El rosarino viene con muchas expectativas y deseos de protagonismo. La carrera deportiva de Leopoldo Cisneros ha vuelto a resurgir a partir de su arribo a Cipolletti.

Cómodo en Bariloche, donde se convirtió en ídolo y goleador histórico de Cruz del Sur, este delantero rosarino de 30 años jamás imaginó que su deseo de conocer el paisaje de la ciudad lacustre en el 2005/2006 se convirtiera en su nuevo lugar en el mundo.

Domingo Perilli ya se había fijado en él hace un par de temporadas. Cuando Cipo anduvo por el Argentino B (2006/2007), el calvo entrenador se fijó en él. “No se pudo porque ya me había comprometido con Cruz del Sur. Allá jugaba y trabajaba en el Cerro Tronador para estar cerca del sueldo que uno pretendía”, contó el jugador.

El tiempo lo juntó con Rogger Morales en el “Cruzado” y el ex mediocampista central coincidió con el concepto respecto al atacante. “El técnico me llamó (Rogger Morales) y me motivó. Recuperé un sueño. Esta llegada a Cipolletti me devolvió la chance de soñar en el fútbol”, se ilusiona.

Aunque reconoce que intentó un pedido de licencia sin goce de sueldo en el acceso al paisaje lacustre de la cordillera, no dudó en renunciar y darse una nueva chance: “Es que en Bariloche uno cree que ya está lejos del mapa futbolero”.

“Aquella vez que dije que no, después no me volvieron a llamar. Anduve en Huracán de Comodoro Rivadavia y volví a Bariloche. Esta vez no me la quise perder. Acá estoy, con ganas de ser protagonista, siendo positivo para el grupo”, declaró desde la habitación que comparte en sus primeras horas en Cipolletti con Tomás Fonseca.

La residencia albinegra es, por el momento, su vivienda en la ciudad y parte de la infraestructura del nuevo lugar de trabajo que lo ha sorprendido. “Las instalaciones de este club son muy importantes, así como también la organización. Me sorprendió gratamente”, se sinceró.

Esperando la parte más intensa de la pretemporada, los primeros días de adaptación dejan mucho tiempo libre. Poco a poco se van forjando los primeros contactos con los nuevos compañeros: “Me han tratado como uno más. Cuando subís de una categoría menor pensás mucho en el primer día, pero acá hay mucha humildad”.

Hoy cumplirá, al igual que sus compañeros, un doble turno de mediciones, imaginando ya lo que será un largo período de entrenamientos bajo la planificación de Germán Painecura. “Lo conozco mucho al profe y sé que nos va a hacer correr. Tengo muchas ganas y quiero cumplir un buen papel”, compartió a modo de anhelo en el final.