domingo, 26 de agosto de 2012

"La figura fue el equipo"

La frase del título no se adjudica a nadie en especial, sino a todos los hinchas de Cipo que salieron con cara sonriente de La Visera. Es que el equipo de Rogger Morales no mostró fisuras, y lució la madurez propia de un equipo de Argentino A que tuvo su base armada desde el primer día de la pretemporada.

Rogger Morales propuso presionar al rival en todas las líneas durante todo el partido, y la actitud y el estado físico de los jugadores respondieron al 100%. Por lo tanto el rival no tuvo mucho por hacer, y el debut en la temporada de Cipolletti y Defensores de Belgrano se transformó en un monólogo albinegro.

Facundo Avila contagió la misma seguridad que en el torneo pasado, consolidando cada vez más que el arco albinegro es suyo.

Mariano Figueroa, con una soberbia actuación, demostró por qué Rogger Morales lo etiquetó como "un jugador de Nacional B". De Cristian Martínez mucho no se puede explicar, todos saben lo significativa que es su presencia en el fondo albinegro. A su lado, Valentín Perales, inclusión criticada por ciertos hinchas que descreían de sus virtudes a los 17 años de edad, el pibe demostró que un capricho lo que se dice capricho, hubiese sido no ponerlo de titular. Nadie se acordó del 'Chechu' Medina en el partido de esta tarde.

El lateral izquierdo es tal vez el engranaje que más costará aceitar en el equipo, al no tener un "3" cuyo oficio exclusivo sea ese trabajo. Pero Nicolás Alegría, con mucha actitud, hasta fue protagonista en el segundo gol. Si el equipo funciona como hoy, el engranaje se aceitará mucho más fácil.

En el medio estuvo el as en la manga de Cipolletti, y agreguemos aquí que tampoco alguien recordó a 'Carucha' Carrasco esta tarde. Es que la sobresaliente actuación de Gabriel Chironi lo puso en boca de todos. El pibe, acompañado de jugadores de experiencia, hizo su trabajo y empujó al equipo a una actuación brillante.

Oscar Negri por regular no es menos importante. Jugó como siempre, seguro, metiendo, ganando en el mano a mano, generando y llegando al gol. Lo único que le faltó fue suerte cuando disparó al arco, hubiese sido demasiado. Adrián Benito es el volante por izquierda que tanto necesitaba Cipolletti. Desborde permanente, toque rápido, juego fuerte y mucha personalidad.

Arriba el tridente Varaldo, Cisneros y Alecha fue letal. Sobre todo para la insistencia de salir jugando de los defensores rivales. Los tres fueron al piso a recuperar, se apuraron en presionar, generaron dificultades en la salida rival, y lograron que Defensores de Belgrano nada se parezca al del torneo pasado.

Cisneros y Alecha además cumplieron con su trabajo, mandando el balón al fondo de la red. Y en conjunto con Varaldo, fueron una máquina de generar situaciones y peligro permanente.