PRODUCTOS OFICIALES DEL CLUB CIPOLLETTI

jueves, 30 de abril de 2015

Confesiones de Pablo Parra

Mas de 70 goles. Mas de 70 confesiones del máximo goleador de la historia del profesionalismo albinegro.

El Chala 100%. Declaraciones, homenajes, y goles para el deleite de fanáticos, futboleros, y chicos que recién se inician en el deporte pasión de multitudes.

DEBUTÉ CONTRA TIGRE EN EL NACIONAL B 89/90. Recuerdo que yo moví de "9" y le di la pelota al enganche, que era Sandro Andreani. El loco salió gambeteando para el arco de Kleppe por el lado de la platea. Llegó al fondo, tiró el centro atrás y no tuve más que empujarla. Un minuto, no se cuanto pudo haber tardado gambeteando, se los gambeteó a todos. Fue muy lindo. Después en el segundo tiempo metí un gol sobre el arco de calle O' Higgins. Ganamos 3 a 1 contra un Tigre que vino con todas sus figuras, y el técnico era Emilio Nicolás Coco, que brilló en River.

Andreani, culpable de su debut goleador:
"Sandro vino de afuera pero tenía la
edad nuestra, no se si es el único
jugador al que lloramos cuando se fue"
.
LA ÚNICA RADIO QUE SEGUÍA A CIPOLLETTI cuando yo jugaba era LU19, y el que hacía los reportajes era mi hermano Miguel. Como siempre me reporteaban a mí, ensayábamos las notas durante la semana. Me acuerdo que siempre me decía: "¡No te comas las eses, no te comas las eses!".

TANTAS VECES HICE UNA DEMAS, un enganche mas, mirá si hubiese definido de primera cuántos goles tendría ahora. Ahora me acuerdo de las palabras del ‘Indio’ Solari que me decía “¡hacé los goles pendejo! ¡hacé los goles, deja de enganchar!” (risas). Rivarola también se ponía como loco. Pero hoy sigo jugando así, como cuando tenía 15 o 20 años, la esencia del fútbol uno nunca la pierde. Un gol vale lo mismo si es de puntín que si es de chilena, pero cuando juego es mas fuerte que yo.

“JUGÁ EN SERIO” me retaban mis compañeros. Yo siempre jugaba para ganar pero tratando de hacer algo diferente. Le decía a Radivoy o a Lalo Brodi en las notas cuando había hecho un gol lindo, que yo quería que el que pagó la entrada vea algo distinto, un gol de chilena, de sombrero, un caño.

NUNCA PENSÉ EN HACER GOLES para ser el máximo goleador de Cipolletti. Me daba lo mismo que el gol lo haga yo o lo haga un compañero. Eso surgió ahora con las estadísticas de los periodistas y las publicaciones de las páginas web. Ni yo sabía cuántos goles había hecho.

EL SOBRENOMBRE ‘CHALA’ era de mi hermano. En vez de pedir que le convides, te decía “dame una chalita”. Entonces cuando aparecí yo era el ‘Chalita’. Después terminé siendo el ‘Chala’, y ahora ya tendría que ser el ‘Chalón’, estoy medio gordo, pero en realidad lo heredé de mi hermano. Mis amigos de la infancia me decían ‘Lorito’, todavía me llaman ‘Loro’.

ERA MAS SACRIFICADO LO NUESTRO, no ganábamos un mango, nos teníamos que llevar la ropa para entrenar, y para cambiarnos después. No era como hoy. Hemos estado un 24 de diciembre hasta las 9 de a la noche en el club sentados para ver si nos iban a pagar. Y no aparecía nadie, por contar alguna nomás.

Homenaje a Pablo Parra con sus goles y jugadas, y un hermoso recitado que le dedicó Charly Quintana en El Valle Futbolero.
Posted by CIPO PASION WEB on Sábado, 26 de octubre de 2013

ME HUBIESE ENCANTADO JUGAR CON EL ‘LOCO’ Padua. Si jugábamos juntos, el ‘Loco’ hubiese pasado los cien goles. Nos respetamos mucho, somos vecinos. Lo conozco de jugar con él las canchitas, los baldíos de Fernández Oro, y después nos cansamos de hacer goles jugando juntos en Sthimpra. Con el ‘Loco’ mirándonos ya sabíamos lo que iba a hacer uno y lo que iba a hacer el otro. Como con ‘Mingo’ (Perilli), yo sabía cuándo le tenía que dar la pelota, cuando tenía que picar, dónde ir a buscarla…

EL INDIO SOLARI GIL ES MI ÍDOLO porque mas allá de lo que él representaba dentro del campo de juego, yo me sentía muy protegido porque era pibe. Él le hablaba siempre a los rivales para que no nos golpeen y no nos asusten, porque los torneos de antes eran bravos. Marcó una etapa en mi trayectoria. Te sacaba el miedo al debut, a los rivales, y en el vestuario te decía lo justo y necesario, allá vos si lo captabas. Pero en la cancha defendía a sus compañeros y a la camiseta como un león.

ROGGER MORALES ERA DE PONERSE OBJETIVOS. Era el único. Ni el mas optimista podía pensar que llegaría a primera, y terminó jugando mucho tiempo en Huracán, jugó una final, y se fue a España. No tenía técnica Rogger, eso lo aprendió de grande, tenía la cabeza de Beckenbauer. A mi me sobraba técnica, pero mi cabeza no pasaba de Fernández Oro a Cipolletti, en lo único en que pensaba era en que Cipo ganara. Me venían a buscar y yo decía que no porque el pase era de Cipolletti y no lo iban a entregar. No había ambición por el dinero como hay hoy.

SI NO HUBIESE SIDO DELANTERO, yo hubiese sido arquero. Y Yorno es uno de mis emblemas. Cuando era chico, tendría 10 o 12 años, mi hermano jugaba con Marcelo y yo venía a patearle centros. En los partidos me daba vuelta toda la cancha para verlo atajar de cerca. Si estaba en el arco de O’ Higgins yo estaba ahí. Y después salía del estadio, me daba toda la vuelta y me iba al de Kleppe. Lamentablemente no lo pude tener de compañero.

ME FORMÉ AL LADO de muchos jugadores y de todos iba sacando algo. Del ‘Rody’ Torres, el ‘Ruso’ Homann, Aníbal Iachetti. Con todos ellos me siento identificado, son con los que más he jugado. Ellos fueron mi bandera futbolística. ¡El ‘Mingo’ también! Perilli hablaba poco y no era demostrativo, pero te tiraba una frase y resumía todo. Simplemente se acercaba y te decía: “Mostro”. Era muy fuerte.

A JUANI SCOPEL le quedaba un tiro libre al borde del área y era medio gol. Siempre íbamos temprano a la cancha y jugábamos a patear por arriba de la barrera, metiendo la pelota golpeando una remera que estaba colgada en el ángulo, o a patear de la mitad de la cancha sin que la pelota pique antes de llegar al arco. Eso después se veía reflejado en cosas que nos salían en los partidos. Eso lamentablemente se perdió mucho, y se ve reflejado en el fútbol de hoy.

Festejos, gastadas y pormenores del golazo que el 'Chala'
eternamente le seguirá haciendo a Lo Tártaro: "El Mingo
me reventó una bolsa de agua, me dijo_ ¡Cómo vas a hacer
ese gol!, y me insultó. Es un recuerdo hermoso"
.
CUANDO METÍ EL GOL DE MITAD DE CANCHA a Alvarado, venía de una hernia de disco. Entré en el segundo tiempo. En la charla técnica de Carotti, explicó que ellos jugaban adelantados en línea y el arquero Lo Tártaro jugaba prácticamente de líbero. Hacia muchísimo calor, yo estaba tomando agua desde adentro de la cancha. Trasante, ex defensor de la selección uruguaya de una trayectoria impresionante, no me vio y soltó la pelota, y cuando me doy vuelta me gritan del banco "¡Pablo Pablo!". Y la pelota me venía despacio, yo creo que ni miré el arco, ya conocía las dimensiones de la cancha y practicábamos mucho jugando con mis compañeros.

DESPUES ESTUVE EN BANFIELD unos 15 días. Y me hice muy amigo del ‘Archu’ Sanguinetti y de Julio Cruz, que me pasaba a buscar en un 147 todo abollado. Estaba Lo Tártaro, y Sanguinetti lo gastaba siempre: “este te hizo un gol de la mitad de la cancha, y también si sos arquero como no te lo va a hacer”, siempre bromeaba con los arqueros.

EN ESOS EQUIPOS DE CIPOLLETTI todos teníamos un mismo objetivo, no se si faltó suerte o jugadores para dar el zarpazo en el momento justo. El objetivo mas que económico era la gloria. Tuve la suerte de salir campeón con Talleres, y te puedo asegurar que no hay plata que pague ese momento para un deportista.
Pablo Parra era Gardel. El diario Río Negro equiparaba
su importancia en Cipolletti, como la que tenían Maradona
en Boca y Francescoli en River en ese entonces. Click en la
foto para ampliar y leer.
ESOS TORNEOS ERAN SANGUINARIOS. Una vez jugábamos con Bartolomé Mitre y con Rosamonte. Estaban a 40 km. ellos, los dos en Misiones, ¡un día y medio de viaje! Fuimos a jugar allá con Bartolomé Mitre, vinimos a jugar de local, y tuvimos que ir a jugar con Rosamonte al otro domingo. Con Mitre allá a los 15 minutos perdíamos 3 a 0, estábamos fusilados, hacían como 50 grados. Le dije a mis compañeros que era imposible ganar por el calor y la humedad, que no se hagan echar, y me terminaron echando a mí.

EN MISIONES NO PODIAN CREER que viaje la hinchada de Cipolletti hasta allá, y encima alienten todo el partido cuando nos estaban goleando. En la siguiente ronda le ganamos a Rosamonte allá y los eliminamos. Yo hice el gol, se me salió el botín y quedó atrás del arco. El técnico de ellos en el diario había dicho que Cipolletti era accesible y que la gente se quede tranquila porque iban a clasificar. En el vestuario le cantábamos “¡es para vos, es para vos…!”, Maldonado era el apellido. Se excusaba diciendo que no declaró eso.

Lee la nota "El último ilusionista"
que le dedicó Sebastián Busader.
RECUERDO UN CLASICO CONTRA ROCA, una final de Liga creo que era, me fue a ver Pitarch al Maiolino. Era el veedor de River, le habían marcado mi nombre y me fue a ver. Anduve muy bien, ganamos con uno o dos goles míos y salimos campeones. Habíamos ganado en La Visera también, así que la alegría fue inmensa.

LAS CATEGORIAS ’73 de Cipolletti y Deportivo Roca eran muy parejas, así que en inferiores jugamos clásicos a morir. Se vivían de una forma tremenda porque ellos tenían buen equipo, nos teníamos miedo mutuamente. No recuerdo haber perdido un torneo en inferiores, haber perdido una final, siempre salíamos campeones porque teníamos un poderío grandísimo.

ME PREGUNTAN POR FACEBOOK todavía por qué no quedé en River. En realidad yo fui a préstamo por un año. Y fui como cualquier jugador que si no rinde o no juega tiene que volver a su club de origen. El pase era de Cipolletti, y surgieron un par de cosas dirigenciales en el medio de las que no quiero hablar, no vienen al caso.

ME DICEN POR AHÍ QUE FUI DE JODA, el que me conoce sabe que nunca fui de salir, no tomo alcohol, no fumo. Siempre reconocí y voy a seguir reconociendo que yo era vago para entrenar. No tenía constancia para ponerme metas. Yo pensaba que con inteligencia y habilidad para manejar la pelota me bastaba, hoy a los 35/40 años me di cuenta que no, que si no le agregas el sacrificio no llegas.
Conjeturas de un año "alucinante" en
River Plate: "Era difícil en ese tiempo
debutar en AFA a los 18 años, ahora
hasta sos grande ya"
.
TENIA 18 AÑOS, se extraña muchísimo, y es cuando mas necesitas de los afectos. Ahora la tecnología es otra cosa, en casa no teníamos teléfono, así que yo llamaba a las 10 de la noche que era mas barato a la casa de una vecina de la esquina y le cortaba, para que vaya a buscar a mi mamá… ahora tenés Facebook, Skype, chat, celulares.

EN RIVER YO QUERÍA HACER LO MISMO QUE EN CIPOLLETTI, donde jugaba y sobresalía en los partidos. Hasta el día de hoy me acuerdo los retos de Daniel Passarella: "De mitad de cancha velocidad, imprimile velocidad, sino no vas a jugar nuncan nene" me decía. Yo le decía que sí, pero velocidad con precisión y estar mirando a los compañeros, no lo puedo hacer, no me sale. Yo juego con la pelota en los pies, gambeteo a uno y doy el pase. "No, no vas a jugar nunca" me dijo. Y no jugué nunca (risas).

ESTUVE UN AÑO EN DISNEY, así recuerdo el año en River. Hacé de cuenta que te vas a Disney y te maravilla todo. Era una alucinación todo lo que veía, todo lo que hacía, todo lo que padecía ahí adentro. Situaciones que se pueden contar, pero las tenes que vivir para tomar dimensión. Llegar a la cancha con toda la vestimenta de River cuando fui suplente en Primera, con tu bolso, buzo, ver millones de cabezas alentando cuando al micro le faltan diez cuadras para llegar al estadio, el vestuario, verte en el espejo cambiado con la ropa de River, te puedo contar tres millones de horas, pero lo que sentí y siento cuando recuerdo, es una vivencia única.
El 'Chala' rodeado de estrellas: Passarella, Gallardo,
Ortega, Astrada, Cáceres, entre otros.
MI TÉCNICO EN LA RESERVA ERA SABELLA. Yo jugaba en reserva con los jugadores que tenían contrato y no tenían lugar en primera. Jugaba con el 'Pelado' Almeyda, Gallardo, recién aparecía Hernán Crespo, Villalba, fue toda esa camada de jugadores impresionantes.

EN RIVER ESTUVE DESDE JUNIO DEL 92 hasta junio del 93. A los días que me vine llegó Francescoli a River. Era y es mi ídolo, porque había ganado todo con River. Decían que estaban en tratativas con Francescoli. Yo decía ojalá tenga la posibilidad de entrenar, de verlo. No se dio la posibilidad esa y lo vine a conocer ahora de grande, en un partido de exhibición acá en Cipolletti.


Exibición de grandes figuras en La Visera. En el gol del 'Betito' Carranza, el 'Chala' demostró que la magia sigue intacta. Video: Carlos Andrés Ferreyra.

EN EL GOL DEL BETITO CARRANZA de ese partido, yo veo al arquero que venía muy decidido a llevarse jugador, pelota, todo. Y lo único que pensé fue abrir los pies y dejarla pasar. Son segundos en los que decidís que vas a hacer. Me preguntaron de quien era el gol y dije que no corresponde que yo lo diga, pero íntimamente creo que es mío.

EL GOL MAS LINDO DE MI CARRERA, el que mas me gustó, por la situación, fue el quinto a Juventud Antoniana. Un centro de ‘Tito’ Angelozzi en La Visera, yo la bajo con el pecho y antes que pique la agarré de volea, fue un golazo. La cancha ese día estaba llena. Cuando termino de festejar viene el árbitro con la pelota y me dice “listo, cerramos la cancha, nos vamos”. Creo que era Cordero, que un árbitro de Nacional B venga y te diga así es para recordarlo siempre.

Ascenso a primera con Talleres: "No hay
plata que pague la gloria de ser
campeón"
.
EL FUTBOL TRAE MAS TRISTEZAS QUE ALEGRIAS, yo tuve la suerte, la dicha de haber jugado en Talleres y salir campeón. Pasan tantos millones de jugadores por el mundo y no saben lo que es dar una vuelta olímpica, conseguir un ascenso. Si tengo que quedarme con una alegría grande fue esa, conseguir el ascenso a Primera A con Talleres aunque después no me quedé.

YO ME BRINDÉ AL 100% POR LA CAMISETA DE CIPOLLETTI. Es más, en el octogonal final (Nacional B 96/97) antes de pasar a Talleres, yo ya tenía todo arreglado de palabra con Talleres, y les hice un gol acá y uno de visitante, y casi eliminamos a Talleres porque los tuvimos ahí, si se juegan diez minutos más se lo ganamos al partido. Pero yo tenía mi compromiso con la camiseta que tenía puesta. Yo no siento entrar a la cancha para ver qué pasa. Yo si entro quiero ganar.

EN CIPOLLETTI YO JUGABA POR LA CAMISETA, no cobraba nunca, no me compré ni una bicicleta con Cipolletti. Es la realidad, y si alguien sabe que es lo contrario, que venga y me lo diga. Era muy limitado el tema económico acá, nosotros sabíamos que venían jugadores de afuera y se llevaban mucha plata, pero nosotros no sabíamos del tema. No sabíamos cómo era ir a ver a un dirigente y decirle: "bueno mirá, yo quiero ganar tanto".

SI NO PATEO EL TIRO LIBRE NO JUEGO NUNCA MÁS EN TALLERES. El único que me bancaba era el técnico Zucarelli, algunos le criticaban ponerme en el banco. Zucarelli me mandó a la cancha y me dijo "por que no te fijas si te queda algún tiro libre al borde del área o por ahí cerquita, vos que te cansaste de hacer goles de tiro libre". Imaginate que en el primer tiro libre, que encima el foul me lo hacen a mí, me iba a la otra punta ¡No juego nunca mas!
Durísimos octavos de final contra Talleres: "Yo ya
tenía todo arreglado para ir allá, les hice dos goles
y casi los dejamos afuera"
.
CON TODO EL DOLOR DEL ALMA. Si yo hubiese gritado el gol, lo hubiese festejado, me hubiese besado la camiseta de Talleres, te puedo llegar a entender que me insulten. Pero pedí disculpas que era lo único que podía hacer en ese momento. Yo me estaba debiendo a la camiseta que en ese momento me estaba pagando.

DEJÉ DE JUGAR JÓVEN, tenía 28 años cuando me retiré. Dejé el fútbol en diciembre del 2000. Jugué los primeros seis meses del último Nacional B de Cipolletti, me lesioné en la pretemporada y me cansé.

SENTÍA QUE LOS DIRIGENTES QUERÍAN DESCENDER AL TORNEO ARGENTINO A. La poca plata que traían, que nosotros no la veíamos, se usaba para traer refuerzos que no se entendían, se iban a los dos meses y le hacían juicio al club. Había que parar porque no se cobraba, los únicos que queríamos jugar siempre éramos los jugadores surgidos del club, porque sabíamos que en Cipo más que jugar por dinero era todo a pulmón. La bronca era esa, traían 20 jugadores y terminábamos jugando siempre los que queríamos al club.

CUANDO SALI CAMPEON CON TALLERES, volví con la idea de quedarme acá, pero no me tenían en los planes. El presidente me dijo que me iban a dar préstamo porque Tempesta no me iba a tener en cuenta. Le dije “estuviste rompiéndome las guindas para que no me vaya a Talleres, ahora que vuelvo y quiero jugar no me querés”.
YO DEJÉ CIEN MIL DOLARES EN EL CAMINO para poder llegar a Talleres. El préstamo teóricamente era sin cargo, pero Talleres pagó cien mil dólares y nunca entró ese dinero a las arcas del club. No se a donde fueron a parar. Yo conservo esos recibos, el secretario de Talleres me sacó una copia y lo tengo guardado, con fecha e importe. Se quedaron con cien mil dólares que me correspondían. En Cipolletti yo nunca cobré un mango, ni me quejé, lo hacía por amor a la camiseta. Pero llegó el momento de decir “quiero ganar un mango yo también”.

El Bachi fue a Colón y Parra a Talleres, los dos gratis,
pero... "Hay tantas cosas para decir, pero no se puede
porque para colmo te pueden hacer juicio"
.
EN EL ARGENTINO con Fernández Oro se dio lo de jugar 25 minutos por partido, siendo ayudante de campo de Sícolo. Me decía “entrá y solucioname esto”. Me pedía que calentara y yo le decía que no, elongaba un poquito y listo. Los visitantes no sabes cómo me bardeaban si me ponía a calentar.

ATAJE UNA VEZ en Barda del Medio, cuando dirigía y jugaba en Sapere. El arquero de primera se olvidó el documento, y el de tercera por la edad no podía jugar dos partidos en un día. Decidí atajar yo, pensé que a lo sumo me harían un par de goles. Empatamos 2 a 2, anduve bien, siempre me gustó atajar y me defiendo. Juan Parra jugaba de "2”, y me pedía por favor que no salga, pero yo le pedía que me cubra y salía igual. Perdíamos 2 a 1, hice el gol del empate de penal en el último minuto y el árbitro terminó el partido.

SE JUEGA CON TANTA INGENUIDAD, no se si los pibes no prestan atención, o cuál es el problema, pero se ve cada falla. Eso aprovechábamos cuando entraba yo. Con 40 años no se si meto un gol al entrar, pero uno o dos mete mi equipo. Porque agarran la pelota y te la dan para que saques el lateral. Hacen un foul y se dan vuelta para ir a defender. Pero la picardía que no ves en los defensores tampoco la ves en los delanteros para jugar rápido. No se si antes éramos mas bichos o teníamos mas potrero, pero mi generación sacaba ventaja en esas pequeñas cosas.

SIEMPRE ME ACUERDO LAS CHARLAS TECNICAS DE GRISPO. Grispo nos decía “muchachos, el que da ventaja toma agua”. Si estas viviendo el fútbol y vas a dormir, no vas a ganar nunca nada. No vas a ganar plata, no vas a ganar prestigio. “Yo quiero llegar a fin de año y tomar mi copita de champagne, no quiero tomar agua, a ver si me entienden” explicaba Grispo. Después de muchos años lo entendí, cuando tuve que inculcárselo a los chicos. Aparte de la técnica, que saquen ventaja cuando el rival se distrae.

A minutos de jugar la amargura mas
grande de la carrera del Chala. Se
hace cargo de su rendimiento.
LO MAS TRISTE DE MI CARRERA fue la final contra Juventud Antoniana. Por no haber podido dar una vuelta olímpica con Cipolletti, no haber logrado el ascenso en la cancha. Mas allá de todas las boludeces que se hablaron, que fuimos para atrás, que regalamos el partido. Cuando uno entra a la cancha, en una final y como estaba la cancha ese día, con un 0 km. de premio por ganar, a ningún jugador se le puede pasar por la cabeza ir para atrás para perder y que esas 15 mil personas se vayan tristes a la casa. No entra en la cabeza de nadie.

QUE NO SE CONFUNDAN IR PARA ATRÁS CON TENER MIEDO. A nosotros nos pesó el partido, y me incluyo. Tenía muchos partidos en el lomo pero no dejaba de ser un pibe. No rendí como lo venía haciendo. El mismo miedo lo tuvieron ellos en Salta. Nosotros lo tuvimos para ganar 3 a 0, pegamos tiros en los palos, estaban asustados los jugadores de ellos. Y después nos pasó aca. A las 7 de la mañana había fila para entrar a la cancha, nos despertaron los bombos, los redoblantes, los cantos. Nos superó la situación. Y no me da vergüenza admitirlo.

NUNCA LE MENTÍ A NADIE, nosotros le veníamos haciendo 4 o 5 goles a todos. Los equipos venían a ver cuántos goles les hacíamos, venían a defenderse. Eramos una aplanadora, y en el partido que mas teníamos que demostrar, que había que ganar con toda la gente a favor, lo perdimos. Virtud del rival que supo también jugar una final con toda la gente en contra. Nos anuló a dos o tres jugadores, yo tuve una marca personal que me siguió a todos lados y no lo supe resolver. Pasan los minutos, te pones nervioso, los músculos se endurecen, ya no pensas, no razonas, y terminamos perdiendo un partido que si bien me siento reconocido y valorado, hubiese coronado mi vida en Cipolletti con un campeonato, con un ascenso.

Años después se enteró de los entretelones extrafutbolísticos
de la final contra Juventud Antoniana: "Yo perdí un 0 km,
gloria y prestigio"
.
DESPUES QUE PASÓ TODO nos enteramos que la invitación estaba un mes antes de la final. En Salta habían invitado a Gimnasia y Tiro. Se quedaban sin clásico en el norte, era mas fácil que nos gane Juventud Antoniana. Era un negocio redondo. ¿Quién se prendió? No se. Por el 70% de los partidos jugados a cada jugador le correspondía un 0 km. si ascendíamos. Cuando nos despertamos estaba el auto girando con las balizas. ¿Qué voy a entregar yo? ¿un 0 km.? ¿el prestigio de salir campeón?. Esa fue siempre la pica que tuve con Cipolletti.

HOY PUEDO DECIR que la dirigencia vendió esa final (N de R: el gol de Juventud Antoniana fue en posición adelantada). Un integrante del cuerpo técnico muy cercano a aquella dirigencia, que lamentablemente no se puede defender porque falleció hace poco, me explicó una vez cómo fue todo lo extrafutbolístico de esa final.

YO ME CRIÉ EN EL CLUB CIPOLLETTI, y conozco cada rincón del club como si fuera mi casa. Estuve alejado porque había cosas que no entendía, muchas cosas a nivel dirigencial que no me cerraban. Actitudes y situaciones que no me gustaban. Y si yo no me siento cómodo no voy, Cipolletti puede vivir sin mí y yo puedo vivir sin Cipolletti, no soy mas que una simple figura. Muchos me pedían que me acerque pero no es mi forma de ser. Si yo no caigo bien en un lugar, no voy. No voy a hacer sentir incómoda a una persona. En aquel momento había dirigentes que parecía que no me conocían.

Pabla Parra a los 23 años, confiado con el ascenso.
LAS POCAS VECES QUE FUÍ pague mi entrada en la popular, me senté, me ligué mas de una puteada y me quedé callado. Siempre hay un loco que te recrimina algo. Yo cuando tuve que poner para jugar en Cipolletti, puse, jugué lesionado, no cobraba, y debo ser no se si el único jugador que no le hizo juicio al club, que le entrego la deuda y le dijo acá esta, esta es mi deuda, dejensela, y a mí no me sobra un mango, eh. Pero yo lo siento así.

NO ME GUSTA QUE ME VEAN, se que le genero algo al hincha cuando voy a la cancha, me lo dicen. Me piden que dirija. Pero si bien le pongo mucha pasión a la dirección técnica, no me veo dirigiendo a Cipolletti, siempre digo que sería un buen ayudante de campo. Porque todavía me siento futbolista, pienso y razono todo el tiempo como jugador. Por eso me gustaría ser el nexo entre el técnico y el jugador, el que toma la decisión y el que la ejecuta. Mi laburo sería ahí, no como DT llevando adelante un plantel con la institución pendiente de lo que yo decida.

EL FÚTBOL DE HOY ES MUY VERTIGINOSO si lo analizás a nivel regional, nacional e internacional. Son pocos los jugadores que piensan, que tienen el tiempo o que les dan el tiempo para poner la pelota bajo la suela y jugar. Ya casi ni quedan, el enganche prácticamente ha desaparecido. Por el sistema de juego hoy se arriesga mas, se juega con línea de tres, se mete algún volante mas en el medio. Hoy el trabajo de un equipo son 70% los volantes por afuera que van y vienen, que son los que desnivelan. El fútbol ha avanzado mucho sobre la parte física.

ANTES LA VISERA LE DABA MIEDO AL RIVAL. Pero todo el fútbol se ha emparejado. A mí me ha pasado de venir con equipos a jugar en La Visera, y en el vestuario visitante el temor que se vive en el equipo uno lo palpaba. Vos sabias que venias a acá a ver cuántos te comías. Venías a ver qué pasaba, si podías rasguñar un punto. Y ahora los pocos partidos que vine a ver acá, los equipos juegan de igual a igual, perdieron el respeto. Pero no solo pasa acá en Cipolletti, pasa en Boca, pasa en River, sino no le hubiese pasado lo que le pasó a River.

DE RIVER ME QUEDÓ UNA BUENA RELACIÓN con 'Mati' (Almeyda), con Javier Sodero mantenemos relación vía facebook. Con el 'Huevo' Toresani, cuando estaba Pancaldo en Roca, vino, se presentó y me dijo que era medio pariente de Toresani, así que lo llamó y yo le dije que ni se debía acordar de mi, pero se acordó. Hablamos, preguntó por la zona, dijo que le gustaría venir a dirigir. Después con el 'Mencho' Medina Bello en Talleres nos volvimos a encontrar, hicimos muy buena relación. Hace unos años lo encontré acá, lo trajo una filial de River, estuvimos hablando con él, con el 'Luigi' Villalba. Mas allá de como jugador, uno ha tratado como persona dejar una buena imagen y eso es lo que termina contando al final de tu carrera.

EL NACIONAL B DE RIVER lo sufrí mas como hincha que como amigo de Almeyda. Mas allá de lo futbolístico hubieron cosas dirigenciales que uno no termina de entender nunca. Y te da mucha bronca e impotencia ver que se podían hacer otras cosas, o traer otros refuerzos. Si River no puede traer refuerzos que queda para los otros equipos. Cuando se pudo reforzar no se reforzó y se termino yendo al descenso.
La amistad con Matías Almeyda. Herencia de aquel
préstamo en River.
AHORA VEO EN CIPOLLETTI una organización dirigencial como pocas veces la vi. Eso lo tengo que reconocer, y no tengo ningún tipo de compromiso con ninguno de ellos porque a la gran mayoría los conocí ahora. A la cancha vine un par de veces pero no soy habitué. No me muestro ni opino, y si opino trato de ser lo más reservado posible. En algún momento se va a dar a la tecla y se va a conseguir algún objetivo. Hay que apostar como ser está apostando a los chicos del club, a darles continuidad, rodaje.

ESTA DIRIGENCIA TIENE AL CLUB como muchos lo queremos ver. Y como muchos lo hubiésemos querido ver cuando jugábamos. Esta todo dado, falta esa cuotita de suerte y se va a dar en la tecla para lograr los objetivos. Yo ante todo soy hincha de Cipolletti.

ESTOY MUY AGRADECIDO porque me fueron a buscar y me dieron una credencial de Jugador Ilustre de la institución, y es un pase libre para ir a la cancha. Yo se que no me iban a cobrar igual. Mas allá que ni el club se iba a salvar, ni yo me iba a fundir por una entrada, el gesto es hermoso. Y ahorra eso de ver si me dicen que pase, o pago la entrada, o me hacen esperar. Estos dirigentes siempre se acuerdan de mi.

ESTE EN LA DIVISION QUE ESTE, Cipolletti es y va a ser siempre el mas grande de la Patagonia. Soy un agradecido de haber vestido la camiseta de Cipolletti, y que después de tantos años la gente me lo reconozca.

HOY MI CABEZA NO ESTA EN CIPOLLETTI, mas allá que los dirigentes me invitan, y me regalaron la platea preferencial. Nunca nadie me llamó para involucrarme, para pertenecer otra vez al club que fue mi casa y mi vida. Cuando alguien me haga ver que yo sirvo en Cipolletti quizá cambie mi parecer y me acercaré mas al club, estaré mas pendiente, e iré a la cancha todos los domingos.

Escuchá anécdotas del Indio Solari Gil
contadas por el Chala.

YO DIGO SIEMPRE LA VERDAD, y hoy pienso así, estoy lejos del club porque el club esta lejos de mi. Quizá en algún momento se dará, alguien diga de llamar al ‘Chala’ que es el goleador de la historia de Cipolletti para que trabaje acá, y me llamarán. Pero no me meto, si no me llaman por algo será, y no estoy enojado ni disgustado con nadie, simplemente se dio así.

UNA SOLA VEZ desde que dejé de jugar, me golpearon la puerta dos dirigentes para que vuelva al Club Cipolletti. Año 2008 o 2009. Me pidieron que vuelva a jugar, a dirigir, a entrenar las inferiores, querían que yo sea parte de la institución. Y desde ahí nunca mas nadie me dijó “che, te gustaría venir…”.

PODRIA ESTAR TRANQUILAMENTE. Veo pasar gente que tiene sus méritos obviamente, pero no tuvo nada que ver con la historia de Cipolletti y no tiene mas experiencia que yo, y sin embargo los vi trabajar en el club. Si no pudiera sería el primero en decirlo, si no tuviera la capacidad o no me diera la cabeza para creer que puedo estar en el Club Cipolletti.

LOS TECNICOS SE HACEN en base a la experiencia, pero acá quieren formar jugadores pero no forman técnicos, esto es una opinión personal. Y sería bueno formar un técnico del riñón que lleve la camiseta adentro como muchos la llevamos, para que se queden acá y no se vayan.

COMO EL RUSO HOMANN que esta haciendo su experiencia en el Club Cipolletti directamente. Como el ‘Ruso’ deberíamos haber muchos en las mismas condiciones. ‘Mingo’ (Perilli) se creó en el club también, de grande. Tendría que empezar un técnico en novena por ejemplo, y poner como objetivo que llegue a dirigir la primera profesional con el tiempo, sabiendo lo que se siente, como se trabaja en el club, lo que es vestir la camiseta de Cipolletti, transmitírselo a los chicos que vienen. Sin desmerecer a los que estuvieron y están, eso es lo que veo y pienso, capaz que estoy equivocado y no es así.

De su hermano José heredó el
sobrenombre 'Chala'.
POR AHORA ES FERNANDEZ ORO el único que me dio la posibilidad. Yo quería irme junto con Sícolo, pero Claudio me convenció, me dijo que ya estoy para dirigir, por las charlas y las órdenes que doy, que no hay mucha diferencia entre lo que yo hacía y ser técnico, y que tarde o temprano tenía que hacer mi experiencia en el día a día. Me han llamado de otros lugares, pero tenía que viajar mucho o trasladarme a otras localidades. Prioricé mi trabajo.

EL TECNICO HACE LA EXPERIENCIA dirigiendo, como el jugador jugando. Hay enormes jugadores de gran trayectoria, que sin embargo se paran delante de 20 tipos y no saben transmitir la experiencia. Y el futbolista es muy pícaro, te saca la ficha enseguida: “este me esta sanateando…”, “este no sabe nada…”. Me pasó jugando, con técnicos de trayectoria, le marcabas algo y te daban la razón enseguida.

CLAUDIO SICOLO ES UN DISCIPULO de ‘Mingo’. Y yo soy un discípulo de Claudio. A lo que sabía, le agregué un 80% que me enseñó Claudio. Técnico de Cipolletti nunca voy a ser, lo tengo claro, para eso hay que estudiar y no se me cruza por la cabeza. Creo que alguna vez voy a tener la posibilidad de ser ayudante de campo de Claudio o de alguien, me gustaría mucho pero no estoy obsesionado.

YO JUGUÉ lesionado, jugué sin cobrar, jugué infiltrado, jugué engripado, con fiebre. Siempre entregué todo por la camiseta de Cipolletti, esa es mi única tranquilidad. ¿Perdí finales? Sí, perdí porque capaz que me pesó, o no tuve una buena tarde, porque pasa como en el laburo, tenes días buenos y días malos. Pero no me reprocho nada, porque se que di hasta donde pude, y a veces más.

FUTBOLISTICAMENTE YO SABIA que hacía algo diferente. Pero el deportista pasa y la persona queda. Los valores siempre hay que mantenerlos. En River, en Cipolletti, en Sapere, en Pillmatún, donde estuve siempre fui el mismo. Para mi más satisfactorio que lo futbolístico, es que mis hijos vean el reconocimiento de la gente a nivel persona. Eso es un campeonato del mundo para mi.

Fuentes:
“Cipo Pasión Radio”, 2 de febrero de 2013, FM Galas 89.7, Cipolletti.
“La Pelota No Se Mancha”, 6 de abril de 2014, FM Líder 94.1, Allen.
“Cipo Pasión Radio”, 26 de octubre de 2013, FM Galas 89.7, Cipolletti.
“El Valle Futbolero”, 23 de mayo de 2013, FM Galas 89.7, Cipolletti.

1 comentario:

CIPOPASION.COM - 17ma. TEMPORADA JUNTO AL CLUB CIPOLLETTI | fb.com/cipopasion | inst: @cipopasion | @cipopasionweb | Cipo Pasión Radio TV x FM Mural 91.1 y Cipolletti TV Lunes a las 20 hs.