domingo, 17 de mayo de 2015

Luto y alerta para La Visera y alrededores

Nadie advirtió a Cipolletti por la pared de O'Higgins, pero
la dirigencia asegura que esta evaluando cómo prevenir
accidentes allí. Foto exclusiva.
Las canchas no sólo están vacías, están tristes. Las del Federal A tal vez acongojadas y asustadas. El silencio es abrumador. Este fin de semana el fútbol argentino esta de luto. Un jugador de San Martín de Burzaco falleció tras un golpe en la cabeza con la pared del estadio, producto de un choque con un rival de Juventud Unida. Emanuel Ortega tenía 20 años, amó el fútbol hasta asegurar que lo haría toda su vida, y no fue el fútbol quien terminó con su vida, fue la pésima infraestructura de un estadio y la falta de previsión de seguridad de quien lo aprobó. El lamentable suceso invita a todos los clubes del país a mirar para adentro. En el Alto Valle, ¿nuestros jugadores están seguros?

En La Visera a simple vista llama la atención la pared del arco de calle O' Higgins. La medimos, y entre la línea de cal y la pared hay 1,60 m. Desde la subcomisión de fútbol del Club Cipolletti aclaran que no recibieron advertencia ni recomendación alguna por parte de la Liga Confluencia ni del Consejo Federal, pero desde que vieron el accidente de Ortega están analizando cómo amortiguar posibles golpes en ese extremo del estadio albinegro.

En el año 2011 al cubrir la superficie con césped artificial, la dirigencia de ese entonces decidió coherentemente aprovechar para ajustar las medidas del estadio, no sólo internas sino externas (del límite hacia las tribunas), para que después de muchos años La Visera vuelva a cumplir con la reglamentación. Las medidas habían quedado obsoletas al cambio reglamentario, y volver al Nacional B se convertiría en un camino tan duro como volver a conseguir que La Visera quede habilitada nuevamente por la AFA.

Pero los jugadores no sólo deben cuidarse en La Visera, fin de semana por medio deben visitar otros estadios. La chacra de Independiente de Neuquén siempre esta en el ojo de la tormenta, el Consejo Federal la cierra dos por tres, y de alguna manera el rojo consigue su habilitación. Al menos han tenido el tino de no recibir en ese complejo a un club como Cipolletti que potencia la convocatoria de propios y rivales. El año pasado, un piedrazo en la cabeza de un periodista desencadenó una de las suspensiones.

Roca y Alianza parecen no tener problemas con las medidas, pero... siempre hay un pero. Vamos a acotar el recuerdo sólo a golpes en la cabeza, que por fortuna no tuvieron un desenlace similar al de Emanuel Ortega.

Estamos indignados, ¿pero miramos para adentro? Camilla
humana para un jugador que recibió un golpe en la cabeza
por parte de un colega. Foto: LMCipolletti.
En la cancha de Alianza en el año 2006 agredieron en un ojo al arquero de Cipolletti, y en el 2007 le pegaron un piedrazo en la cabeza al número "10" albinegro, que curiosamente fue figura de Alianza el torneo pasado. En ambos casos Cipolletti esperó que se recuperen los jugadores, y pensó en sustituirlos si no lo hacían con tal de no suspender el partido pensando en la seguridad de la gran cantidad de gente visitante en El Coloso. A ese extremo llegamos por estos lares. Los dos jugadores pudieron jugar tras de una larga espera. ¿Y si esos piedrazos se dirigían con mas fuerza o mas puntería? ¿Por qué los violentos tiene la posibilidad de agarrar escombros en los estadios? Y esto incluye a La Visera, que ha sido noticia del diario Olé cuando le tiraron un tarro grande de pintura a un árbitro asistente.

Un piedrazo en la cabeza también recibió un periodista de LU 19 en el estadio Luis Maiolino en el año 2007. Seguimos acotando golpes en la cabeza, con puntería, porque esta claro que en todos los estadios han volado cosas a los rivales.

Y el golpe mas grave de ese estadio, tal vez fue el de un futbolista a otro que estaba en el piso. No estamos hablando de un jugador que se golpeó en una jugada desafortunada como la de San Martín y Juventud Unida. Sino de un futbolista que en la cancha de Roca le pegó una patada en la cabeza a otro que estaba indefenso en el suelo. El agredido terminó inconsciente, hospitalizado, y lo sacaron de la cancha en andas un compañero y un fotógrafo.

Tras aquella fatídica noche para la historia del fútbol regional, hubo sanciones oficiales e internas para muchos jugadores. Pero aquel agresor, al otro domingo siguió jugando como si nada. Nadie lo sancionó.

El flagelo es mucho mas grande por supuesto, y lamentablemente no es exclusivo de Primera C ni del Federal A. Para no encarar un libro nos limitamos a advertir golpes en la cabeza en canchas del Alto Valle.

Este fin de semana sin fútbol invita a la reflexión. A estadios que son una trampa mortal para jugadas desafortunadas de futbolistas, a tribunas que le conceden escombros a los violentos, y a jugadores que convierten un partido en una guerra.

Si no corregimos nada, este será simplemente un fin de semana sin fútbol y nada mas. El luto no es suficiente, el velo oscuro debe iluminar la prevención y el sentido común. El mejor homenaje a Emanuel Ortega es que no se repita una muerte tan absurda en una cancha.

1 comentario:

  1. A Nico Alegria no lo sacaron en andas, lo llevaron hasta la ambulancia.......

    ResponderEliminar

CIPOPASION.COM - 17ma. TEMPORADA JUNTO AL CLUB CIPOLLETTI | fb.com/cipopasion | inst: @cipopasion | @cipopasionweb | Cipo Pasión Radio TV x FM Mural 91.1 y Cipolletti TV Lunes a las 20 hs.