jueves, 1 de octubre de 2015

Lamolla vale más que mil palabras

Marcos Lamolla le sirve mate cocido a los chicos de la
Escuela 293. a quienes les tocó el turno esta semana de
pasar una mañana en todas las instalaciones del Club
Cipolletti. Foto: Santiago Ocampos.
Siguen desfilando las escuelas por las instalaciones del club, esta semana fue el turno de la Escuela 293. Por ahí dicen que estas cosas son las que hacen grande a un club. Cipolletti no necesita parecer mas grande, pero lo es en los ojos de los chicos y maestros de toda la ciudad que caminan maravillados mirando la historia, los trofeos, las piletas, las máquinas, las canchas de todos los deportes, hasta la fascinación final en el monumento verde, gris, blanco y negro de La Visera de Cemento.

La verdadera grandeza del club no se mide por socios o presupuestos. El club es grande sólo si cumple una función social, si está cerca de la gente. Si pese a todo, con el pasar de los años sigue siendo el orgullo de la ciudad y un icono de la Patagonia entera.
 
Con los jugadores pasa algo parecido. Para algunos jugadores el fútbol es un trabajo, para otros es vivir de lo que les gusta, para otros es una pasión; y están los que dan un paso más, para ellos es todo junto y mucho más, y no sólo dejan todo por la camiseta. La gente los quiere porque representan la pasión del hincha en la cancha, parece que su vida depende de cada pelota que juegan y encima juegan bien, y algunos hasta meten goles. La devoción de los hinchas por este tipo de jugadores es inmediata. Pero también la gente, y ya no sólo los futboleros, los enaltece cuando tratando de pasar desapercibidos, anónimos, buscando el nombre de cónyugues y amigos en sus campañas solidarias, como quienes lo hacen de corazón y no para figurar, ayudan a quienes más lo necesitan. Marcos Lamolla pertenece a esta raza de personas que viven del fútbol, de señores con todas las letras. Hombres como él, también hacen más grande el sentimiento por una institución.
 
Cipolletti crece en socios y en finanzas y está bárbaro. Pero es más importante cuando crece en los corazones de los chicos cipoleños, que con esas caritas de fascinación cuentan en la casa todo lo que recorrieron en el club, lo grande y perfecta que es la cancha de cada deporte, lo gigante que son las piletas, lo increíbles que son los máquinas del gimnasio, las camisetas del museo firmadas por Maradona y Messi, la cantidad de trofeos y reliquias, no encontrarán palabras para describir lo que sintieron cuando entraron a La Visera, contarán que los jugadores estaban entrenando y después les firmaron lo que quisieran y se sacaron fotos. Y el mate cocido no estaba ni muy dulce ni muy aguado, estaba riquísimo, simplemente se los sirvió su ídolo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CIPOPASION.COM - 17ma. TEMPORADA JUNTO AL CLUB CIPOLLETTI | fb.com/cipopasion | inst: @cipopasion | @cipopasionweb | Cipo Pasión Radio TV x FM Mural 91.1 y Cipolletti TV Lunes a las 20 hs.