miércoles, 10 de mayo de 2017

Periodismo consecuente

Hay veces que la vida se combina de tal manera que nos hace vivir momentos únicos, épicos, inigualables… en más de una oportunidad nos miramos con mi señora y a uno de los dos se nos escapó: “mirá dónde estamos”, era de alguna manera, una forma de decirnos: “lo logramos”; era difícil, complejo, lejano pero “lo logramos”.

La primera vez que sentí esa sensación no era parte involucrada. Fue en la esquina de la plaza San Martín, en Roca y España para ser más preciso. El abrazo se lo daban Mingo Perilli, por entonces técnico del equipo y “El Tigre”, legendario jefe de una de las barras de Cipo, por entonces proscripto por un iluminado dirigente que aplicaba el derecho de admisión. No creo que sea necesario aclarar pero es el mismo apellido que casi obligó a poner el césped sintético, pero esa es otra historia. Ese abrazo coronaba el fin de la pesadilla llamada Argentino “B” que Cipo disimuló con goles y momentos de buen futbol.

En el medio de este recuerdo aparecen frases hechas al estilo de “no quieren ascender”, “vienen a llevarse la plata del club” y la legendaria “Tal periodista quiere que Cipo pierda”.

Desde luego que voy a hablar por mí aunque seguramente muchos colegas van a coincidir, y espero, se sientan identificados. Es cierto que al hincha se le permite un poco más precisamente por ser hincha, por estar en las buenas y en las malas, sin embargo en ocasiones se suman algunos dirigentes que no tengo dudas que también son hinchas pero que están en otra función y deben dejar ese pedestal en el que se encuentran los hinchas, al que reitero, se le permite un poco más… aunque el límite es la violencia. Quiero decir… un hincha si quiere puede insultar, puede gritar pero nunca puede emplear violencia física; ese para mí es el límite.

Las redes sociales se han convertido en un escudo extraordinario para muchos cobardes que no pueden argumentar y entonces agreden, pero allá ellos. Mi análisis apunta hacia otro lado.

Quiero confesar que me da risa cuando a los periodistas nos acusan por ciertas conspiraciones contra el club; estas conspiraciones que no son más que el producto de su imaginación. Llevo 17 años en el mundo del periodismo y nunca me han invitado a esas reuniones imaginarias en la que supuestamente nos ponemos todos de acuerdo para atacar al club. Tampoco conozco a alguien que haya participado en una.

Yo reconozco que soy crítico del club, que suelo resaltar las cuestiones que entiendo no se hacen bien y que suelo hacerlo de un modo particular; pero deben entender que esa es mi función. Llevo años estudiando para ser un mejor periodista día a día. Podría haberme quedado con el curriculum de haber trabajado más de una década en una de las AM más importante de la Patagonia, podría… pero busco mejorar. Intento que mis posturas tengan argumentación.

¿Pretenden que diga que en el club se está trabajando de maravillas cuando hace más de 15 años que no jugamos la B Nacional? ¿Quieren que afirme que hay un gran proyecto en las divisiones formativas cuando pibes se van del club porque no le pagan los pasajes del colectivo? ¿Esperan que asegure que todo funciona bien cuando a chicos, que son el futuro del club, no le dan lugar en la pensión y ni siquiera lo ayudan con la comida? ¿Aspiran a que indique que Cipo volverá a la B Nacional cuando finalizó undécimo en la segunda fase si juntamos las dos tablas? Perdónenme pero yo no puedo. Para mí la función de la prensa pasa por denunciar o hacer notar las contradicciones y los errores. Si nosotros los periodistas no hacemos las observaciones que molestan, las preguntas que incomodan ¿quién lo hará?

El periodista por naturaleza debe dudar de todo, debe cuestionar y eso no quiere decir que crea que tengo la razón de todo, ni mucho menos. Seguramente en más de una ocasión me he equivocado pero no fue con la idea de hacerle mal al club. Esa premisa no está en mí. Yo soy hincha y socio de Cipolletti pero fundamentalmente soy periodista y eso no me convierte en un opositor acérrimo, ni mucho menos en un enemigo del club.

Mi función es ser periodista, es decir, acumular argumentos que me permitan fundamentar una buena crítica. No me pidan, por favor, que sea vocero del club. Si lo que necesitan es eso mejor contraten a una buena agencia de relaciones públicas… mientras tanto yo seguiré haciendo periodismo, a mi manera, que es la única manera de la cual concibo “hacer periodismo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CIPOPASION.COM - 16ta. TEMPORADA JUNTO AL CLUB CIPOLLETTI | fb.com/cipopasion | inst: @cipopasion | @cipopasionweb | Cipo Pasión Radio TV x FM Mural 91.1 y Cipolletti TV Lunes a las 20 hs.