martes, 1 de enero de 2013

Tiempo de transformación

  • El 2012 fue un año de muchos cambios para un Cipolletti, que intenta recuperar el protagonismo.
Los últimos días de 2011 y los primeros de 2012 fueron álgidos en Cipolletti. Lorenzo Frutos y su cuerpo técnico dieron un paso al costado, el empresario Juan José Chelía anunció que dejaba la conducción del fútbol y la cancha de La Visera de Cemento mostraba un césped artificial que había generado todo tipo de críticas y polémicas.

Finalmente Chelía partió, llegó una suerte de comisión normalizadora (con Norberto Ramírez a la cabeza) y el que aterrizó fue Rogger Morales (elegido por Julio Arriaga) para hacerse cargo de la dirección técnica.

Las cosas no estaban bien. El equipo había realizado una floja primera parte del torneo y necesitaba puntos para no disputar una promoción. Los consiguió de la mano de un Oscar Negri que jugó bárbaro y el Albinegro a punto estuvo de entrar en un repechaje por la pelea de arriba.

El césped sintético ya había sido instalado sin bombos ni platillo y sí con un coro de quejas que cayeron desde todos los puntos. Se trató de una movida política para sumar adeptos a la frustrada campaña a la gobernación de la fórmula Barbeito-Arriaga, que acabó perdiendo con el malogrado Carlos Soria. El ex intendente de Cipolletti continúa diciendo que fue "una decisión histórica para el club", siempre en términos positivos, aunque las lesiones constantes y el rigor que impone ese tipo de suelo demuestren lo contrario.

El golpe de timón ocurrió a mitad de año porque el mando de la subcomisión de Fútbol lo tomó un grupo de jóvenes encabezado por el empresario Rafael Chemi. Sus movimientos fueron rápidos y precisos. Diagramaron un proyecto, buscaron acomodar las cuentas, se dividieron en secciones de trabajo y dejaron en claro que le volverían a dar "real importancia a las divisiones inferiores".

El mensaje en la primera conferencia de prensa oficial, allá por junio, fue esclarecedor: "Hay que cambiar la matriz del fútbol, tenemos que ser claros y concretos y dejar de lado los proyectos cortoplacistas. Para eso necesitamos el apoyo de la comunidad, del empresariado y de todos los hinchas. El club tiene que recuperar su rol social".

Morales fue confirmado en el cargo (igual que en el receso de hace unas semanas), se alejaron algunos jugadores de la 'vieja guardia' (caso Raúl Ruiz, Ricardo López Carrillo, Jorge Cid, Julio Ibáñez) y llegaron refuerzos que levantaron muchas expectativas. Para el caso, regresaron Negri y Manuel Berra, se sumaron Adrián Benito, Leopoldo Cisneros y Luciano Varaldo, se les abrieron las puertas nuevamente a Gerardo Solana y Héctor Méndez (que a esa altura jugaban torneos comerciales) y el cuerpo técnico le dio chances a los 'pibes' de la cantera y de la región.

Siempre asesorado por el Ruso Henry Homann (DT de la primera local), el gran acierto de Morales fue permitirle rodaje a las jóvenes promesas. Y en ese plano, la irrupción de Valentín Perales quedará marcada a fuego como el hecho más importante de los últimos años. Es que el joven marcador central no sólo debutó con 16 años, si no que fue el mejor jugador Albinegro del torneo, se hizo indiscutido y en junio próximo seguirá su carrera nada menos que en San Lorenzo de Almagro. Cipolletti recibirá 720 mil pesos, un hecho sin precedentes.

En el orden deportivo, el equipo tuvo profundos altibajos, tantos que ganó siete partidos en casa y apenas empató uno, pero de visitante sumó sólo tres puntos sobre 24 en juego, lleva siete caídas al hilo de visitante y quedó afuera, otra vez en primera ronda, de la Copa Argentina.

Igual, se mantiene tercero y en zona de clasificación en la zona sur del Argentina A, un aliciente para lo que viene.
Río Negro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CIPOPASION.COM - 17ma. TEMPORADA JUNTO AL CLUB CIPOLLETTI | fb.com/cipopasion | inst: @cipopasion | @cipopasionweb | Cipo Pasión Radio TV x FM Mural 91.1 y Cipolletti TV Lunes a las 20 hs.