jueves, 11 de abril de 2013

La cruz del goleador

  • Alecha las pasó todas y afronta una muy brava.
  • Pudo llegar más alto. ¿Por qué no lo consiguió?
Tiene 27 años y diez en primera. Dice
que le queda mucho tiempo de gritos
goleadores y sueña con ser DT en el
futuro.
Cursaba la secundaria y estaba en la tapa de los diarios regionales. Fuerte, joven, con personalidad, ímpetu y gol. Ésa era su virtud: tenía el arco entre ceja y ceja. Pudo llegar más alto en el fútbol, quizá jugar en primera, porque condiciones futbolísticas nunca le faltaron. Ofrecieron buen dinero por él, pero a los dirigentes de antaño no les cerró la operación. Se peleó con los hinchas, pegó un portazo, regresó, tres veces lo hizo, y ahora ya no se quiere ir de su Cipolletti querido (aunque podría hacerlo). Porque a Germán Alecha más que jugar al fútbol lo que le gusta es jugar en Cipolletti.

Le costó volver al nivel ideal. Ya no es aquel chico de 17 años que debutó y en la primera temporada del Argentino A marcó diez goles (los mismos que lleva en la actual). Tiene 27, pasó inactivo cinco meses antes del último retorno, arrancó con todo el torneo, a puro grito, se lesionó, otra vez, y debió parar. La fractura de cabeza del peroné pasó a ser un mal recuerdo. Ahora hay que luchar por la permanencia. El Tortugón es quizá el jugador más regular de la temporada con la camiseta albinegra junto a Valentín Perales, un pibe que transcurre similares pasos pero que podría tener un futuro mejor. Es que la actual dirigencia ya vendió el pase (el 70%) de Valentín a San Lorenzo, mientras que Germán dos veces tuvo la chance del salto (quedó en River y vino por sus goles Godoy Cruz), pero en ambas el gerenciamiento no quiso negociarlo.

Sin miedo a la equivocación podría decirse que pasó más cosas malas que buenas en el fútbol. Esas negativas de la dirigencia lo marcaron. También se peleó con la hinchada, se fue, tuvo muchas lesiones, su físico jamás lo acompañó. Lo traicionaba una fuerte personalidad, se peleaba seguido. Eso ya no pasa. Creció. Maduró. Tanto, que dice algo que sorprende: "Todo lo malo que me pasó en el fútbol me fue preparando para ser DT. Esas experiencias me servirán y mucho". Porque Alecha desea "vivir siempre del fútbol". Algunos de sus amigos siguieron carreras terciarias, pero él, después de la secundaria, eligió sólo la redonda. "Creo que tengo tres o cuatro años más como futbolista y después voy a hacer la carrera de técnico. Siempre me gustó la profesión", explica después de la práctica de ayer.

Pero primero, lo primero. Cipolletti sufre en la zona de abajo y Germán lleva una cruz. Jugó bien este torneo, tuvo continuidad "como pocas veces" y es la segunda vez que siente cerca las garras del descenso, porque estaba en el plantel que cayó en la temporada 2005/2006. Pero esta es peor, sin dudas. "Es que en esa época era muy joven y no llegué a tomar conciencia. Ahora es diferente, porque soy uno de los más grandes y las responsabilidades son otras".

¿Está donde tiene que estar Cipolletti?

En la previa teníamos jugadores para pelear la clasificación. Algo que hicimos. Creo que desde el partido con Desamparados (caída de local) todo cambió para mal. Los equipos tienen lo que se merecen. Nunca fuimos sólidos, nunca crecimos.

Las derrotas continuas de visitante fueron más que una mala racha.

Jamás le encontramos la vuelta. El problema es que pensábamos en nosotros, en lo que podíamos jugar nosotros y no lo que podía hacer el rival. Y eso lo repetimos siempre. Y no dio resultado. Eso para pelear arriba no te puede pasar.

Con Perilli, ¿en qué mejoró el equipo?

Goles y pasión por la camiseta de Cipolletti.
Foto: Deporte del Comahue.
Hay más solidez defensiva, hizo cambios que sirvieron. Armó el equipo de atrás para adelante. También varios levantamos individualmente, porque durante el torneo hubo jugadores en muy bajo nivel, individual y colectivo. Porque tampoco nos salvó la estructura.

Mingo Perilli fue clave en su carrera. Lo hizo debutar de púber, logró que se cotizara, pero unos años después, en su segunda vuelta, se inclinó por el Loco Padua y lo confinó al banco. Por eso, y porque decidió irse (a Villa Mitre, luego a San Martín de Mendoza), no estuvo en el ascenso del Argentino B al A. Prefiere no pensar en el pasado. Hoy es titular indiscutido, está maduro, quiere quedarse en Cipolletti pero lo inquieta la idea de pensar que no depende exclusivamente de él su futuro. "La diferencia económica tendría que ser muy grande para que me vaya. Pero no depende de mí, porque todavía maneja mi carrera un grupo empresario".

Siempre se dijo que eras un jugador que de alguna forma había sido desperdiciado, que pudo llegar más alto.

Quizá, creo que en lo técnico puede ser, pero mi déficit fue lo físico. Me cuesta el doble que mis compañeros, ponerme bien y recuperarme. Es algo de mi cuerpo, porque nunca le esquivé al entrenamiento. Tuve muchas lesiones también. Hoy me cuido más.

¿Pensás que te cortaron la carrera cuando descartaron aquellas ofertas?

Yo quería aprender, superarme. Ya no reniego, pero a veces lo pienso. Igual, siempre separé. El club es mi vida y le debo todo. Los responsables fueron personas particulares, no el club, el escudo... Por eso volví y afronto este momento.

¿Veías de antemano que se venía una brava?

Notaba que si empezábamos a dejar puntos de local íbamos a pelear por no descender, y empezó a pasar después de Desamparados. Lo malo es que a este equipo le costó más que a cualquier otro recuperarse.

Se habló de peleas internas...

No hubo eso, nunca existieron fracturas. Lógico que no todos vemos el fútbol de la misma forma, pero el grupo no estaba dividido. Pasa que las derrotas traen cosas malas, siempre.

¿Zafa Cipolletti?

Estos últimos 4 puntos fueron un alivio enorme. Hay que trabajar y matarse para mantener la categoría. Y este fin de semana (libre para Cipo) rezar para que pierdan Brown y Desamparados.

Sebastián Busader
Río Negro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CIPOPASION.COM - 17ma. TEMPORADA JUNTO AL CLUB CIPOLLETTI | fb.com/cipopasion | inst: @cipopasion | @cipopasionweb | Cipo Pasión Radio TV x FM Mural 91.1 y Cipolletti TV Lunes a las 20 hs.